UNA SÍNTESIS DEL NUEVO REGIMEN SUCESORIO Por Marcos M. Córdoba Exclusivo para www.nuevocodigocivil.com

UNA SÍNTESIS DEL NUEVO REGIMEN SUCESORIO
Por Marcos M. Córdoba
Exclusivo para www.nuevocodigocivil.com
La muerte constituye el hecho generador de la producción más
intensa de efectos jurídicos. Desencadenamientos de tal ímpetu
provocan la creencia de la necesidad de normas del derecho positivo
que regulen sus circunstancias atendiendo todo cambio que pueda privar
de armonía la interrelación social. No obstante ello, debe afirmarse en
términos amplios, que en los países de origen romanista las normas de
ésta materia conservan la esencia de las originales. Ello resulta de la
comparación entre los textos legales vigentes en las estructuras jurídicas
de tal fuente, arrojando la conclusión de que es ésta la rama del derecho
que se ha mantenido más inalterada en su esencia, sin asimilarse a
circunstancias sociales actuales. Atendiendo a lo expuesto, el Libro
Quinto del Código Civil y Comercial brinda, en materia sucesoria,
preceptos que son fruto del acuerdo razonado de la comunidad jurídica.
Se las concibió respetando las deliberaciones previas de la evolución
social, biológica y jurídica. La reforma no ha pretendido ofrecer principios
y reglas de comportamiento independientes de la evolución en los
ámbitos mencionados. Se ha logrado enriquecer el derecho preexistente
con las producciones jurídicas de los pueblos que nos inciden, y así el
auxilio mutuo y la expansión recíproca logra compensar la imperfección
individual. Se evitó así el aislamiento de nuestra cultura jurídica, sin
sacrificar las características propias de la sociedad de nuestra Nación.
La reforma ha logrado satisfactoriamente dicho intercambio mediante la
recolección de las reflexiones y prácticas previas. Comprender éste
derecho sucesorio supone poder leer las nuevas normas a la luz de las
viejas. Todo ello lleva a afirmar que el Código Civil y Comercial en
materia sucesoria ha respetado la evolución social y jurídica argentina y
atendido la producción de la doctrina autoral y jurisprudencial en aquello
que alertaba sobre la necesidad de contar con una estructura legal que
permita su correcta y certera interpretación, atendiendo las nuevas
circunstancias del tráfico jurídico, justificando así la seguridad dinámica.
El nuevo derecho sucesorio enriquece a la estructura legal de nuestro
país al incorporar normas de mayor contenido solidario tal lo que resulta
de la mejora estricta a favor de herederos discapacitados. Corresponde
también destacar la mayor recepción de la autonomía de la voluntad, a
través del contenido normativo del art. 1010 referido a los pactos
relativos a la conservación de unidades productivas. En función de
beneficio análogo lo que resulta del art. 2380 que habilita la atribución
preferencial en la partición de unidades económicas en cuya formación
se haya participado. El legislador ha sabido mantener la exigencia de
dinamismo jurídico mediante el reconocimiento de la investidura o
posesión hereditaria de pleno derecho reconocido en el art. 2337. Ha
determinado con precisión relaciones que en la legislación derogada
resultaban creadoras de conflictos derivados de textos de inexacta
factura, mediante la introducción de la figura del heredero de cuota.
También se receptó la producción doctrinaria que reclamaba una mayor
flexibilidad testamentaria, al haber reducido las porciones hereditarias
forzosas. En cuestiones de conflicto de preferencias normativas ha
tenido que optar entre aquellas que poseían tratamiento y evolución
suficiente, haciéndolo en favor de las tendientes a facilitar la firmeza de
las consecuencias de las relaciones jurídicas, tal lo que resulta del art.
2459 que limita, en lo temporal, la acción de reducción.
En la materia que nos ocupa, el legislador ha sabido ser intérprete
sensible de las necesidades de las circunstancias propias que
caracterizan las relaciones jurídicas en las que participan los sujetos del
derecho, al incorporar la norma expresa del art. 2375 que ordena que
aunque los bienes sean divisibles no se los debe partir si ello hace
antieconómico el aprovechamiento de las partes, y la disposición del art.
2365 que legitima a los copartícipes a solicitar la postergación de la
partición, por el tiempo que fije el Juez si su realización inmediata puede
redundar en perjuicio del valor de los bienes indivisos. Norma, esta
última, de invalorable utilidad en sociedades de alteraciones frecuentes
de las relaciones de equivalencia del poder adquisitivo de la moneda.
Aparece también como innovación conveniente la introducción de reglas
expresas de interpretación de disposiciones testamentarias que provee
el art. 2470.
El Libro Quinto del Código Civil y Comercial contiene principios
que receptan el estándar de exigencia ética y moral correspondiente a la
cultura de la sociedad destinada a regir. Así sus normas son
provocadoras de tendencia hacia el obrar debido, siendo claro ejemplo
de ello la incorporada que sanciona al sucesor que oculta o sustrae
bienes de la herencia, privándolo de la parte que de ello le correspondía,
establecida en el art. 2295. Se sanciona con ello el obrar indebido y se
protegen los efectos honestos de las virtudes privadas, exponiéndose
así valores e ideas que ejercen función pedagógica.
En síntesis, el contenido del Libro Quinto ha logrado
compatibilizar los textos de su articulado eliminando así las divergencias
interpretativas derivadas de la redacción de la legislación derogada de la
materia, que exponía los efectos de la ocurrencia a multiplicidad de
fuentes. Resulta, también mérito de la normativa en comentario, la
introducción de precauciones legislativas tendientes al ejercicio de la
libertad, lo que se justifica en la mayor amplitud de las porciones
hereditarias de libre disponibilidad, y una concepción más solidaria del
derecho, ya ejemplificada con la invocación de la mejora estricta a favor
de discapacitados, ampliando así la función social del derecho
sucesorio.